domingo, 15 de mayo de 2016

¿Cómo fui a parar en el mundo de la literatura?

¡Hola, viajeros! Hago esta entrada distando un poco de la rutina de las reseñas. Muchos de ustedes me han preguntado de cómo incursioné o fui a parar en el mundo de la literatura, y aquí pienso decirle, más o menos cómo fue mi camino hasta aquí.

https://www.pinterest.com/pin/49961877089340861/Fue exactamente el 18 de noviembre del año 2014. Ese día me sentí motivado para iniciar y terminar satisfactoriamente un libro, pues la mayoría de los que leía, pocos, resultaba dejándolos a un lado, y culpaba a mi mente por no tener la agilidad y por ser, en parte, floja; la mente nunca fue floja, siempre quizo ser activa, sino que eran esos géneros los que llegaban a echar para atrás en su afanoso acto lector. Así pasaron mis años en el colegio y una parte de mi vida que dedicaba a estar libre en su mayoría. pero que nunca a leer libros dedicaría.


Ese día, el ya antes mencionado, me dirigí a la sección literaria de la universidad, y, sin sospecha alguna, fui por la elección del primer libro al que, sin pensarlo, a mis pies caería; así funciona el destino: te topas con lo que jamás pensarías toparte en una búsqueda que era más un interrogante. No busqué yo unirme a la literatura, sino fue la literatura quién me buscó a mí para vivir en su mundo. No elegí yo leer un libro que creería iba a marcar ahora mi rutina, sino fue el libro el que me eligió a mí para que fuese el primero de mi vida. Aunque no parezca literal, sí, el libro cayó a mis pies, esto debido a un movimiento torpe que hice y  el que me hizo golpear, sin querer, la estantería, haciendo que el libro sobre mis pies cayera. Cuando me agaché para recogerlo, leí su portada: Los hornos de Hitler - Olga Lengyel, y el cual, sin pensarlo, fue objeto de préstamo bibliotecario, mi primer préstamo y mi primer libro, ¿quién lo creería? ¿podría ser el destino más objetivo?

...


Me encontraba en mi casa siguiendo la rutina que estaba enmarcada a una simpleza llevadera y agobiante. No encontraba qué más hacer para poder relajarme, pero recordaba que el libro lo tenía era para algo, así que fue ahí donde quise que las letras hicieran parte de mi rutina. Inicié su lectura. El primer día y había avanzado veinte páginas, pocas y muchas para un lector primerizo. Al segundo día había avanzado otras veinte, o quizá treinta, la memoria es aquí donde empieza a fallar. Después, sin ser consciente, el libro había terminado. Mi primer sentimiento de satisfacción y decepción, no decepción por el libro, sino por el fin de una historia a la que me había acostumbrado y a la cual me había sumergido, no sintiéndola del escritor o escritora, sino sintiéndola mía. Era una rutina que festejaba, pero sufría. 

«¿Ahora qué se supone que debo hacer luego del primer libro leído? ¿Espero algunos días para iniciar el próximo?» fueron esas dos cuestiones las que rondaron por mi mente una noche que pareció infinita, hasta que la ausencia de un pensamiento fue suficiente para hacerme caer en un gran sueño.

A la mañana siguiente me dirigí a la biblioteca nuevamente, pero esta vez a entregar el libro prestado. Dada la casualidad había otro libro visible y el cual agarré sin pensarlo, me llamó la atención su título, y sin más, lo pedí prestado. Y así fueron pasando los días, las semanas, los meses y ya serán los años, en los que mi rutina son las letras como escape de la realidad, el olvido de los problemas, el recuerdo de las buenas ideas y la durabilidad de una vida que hoy parece eterna. Hice de la literatura un elemento de vida desde el primer día, y como lo fue Borges y muchos autores más, no me cansaré de leer, y en vez de páginas escritas, abundarán las leídas.


»————«

¡Gracias por leer!

Me gustaría saber y leer en los comentarios:
¿Cómo iniciaron ustedes este grandioso acto?




10 comentarios:

  1. Jo, es precioso leer la historia de los bloggeros, y de cómo todos por motivos diferentes acabamos en el mismo punto. Algún día me animaré a escribir la mia:)
    ¡Un beso y felices lecturas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Gracias por leerte esta reseña. Es verdad, son muchos los motivos que nos hacen coincidir en gustos y destino. ¡Abrazos! Cuando lo hagas, me tendrás como lector también.

      Eliminar
  2. Ao passar pela net encontrei seu blog, estive a ver e ler alguma postagens é um bom blog, daqueles que gostamos de visitar, e ficar mais um pouco.
    Eu também tenho um blog, Peregrino E servo, se desejar fazer uma visita
    Ficarei radiante,mas se desejar seguir, saiba que sempre retribuo seguido também o seu blog. Deixo os meus cumprimentos e saudações.
    Sou António Batalha.
    http://peregrinoeservoantoniobatalha.blogspot.pt/

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Olá . Eu acho que é ótimo ter leitores de outros lugares. Eu não falo Português muito bem , por isso, se você encontrar erros espero que você me entende. Sem dúvida , eu vou parar por sua blog.

      Eliminar
  3. Me ha parecido genial la entrada. Como dice Sara, es muy bonito conocer las historias de los que escribimos por aquí. Pero además la tuya me ha sorprendido. La mayoría de historias, así como la mía, son del tipo: desde pequeña me ha gustado leer, sumergirme en libros y espero mi carta de Hogwarts, etc. Y me parece refrescante ver a alguien que ha descubierto la lectura por casualidad y sin tener el hábito, eso demuestra que nunca es tarde para apreciar la literatura y ¡da esperanza! Ah, y me encanta cómo lo has escrito, con un estilo muy literario, parecía un relato :) Aunque déjame recomendarte que hagas una revisión, porque hay algunos errores tipográficos. Un abrazo y nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Muchas gracias por el detenimiento. Sí, tienes razón: hay casualidades sorprendentes. Y me pondré a hacer la revisión, pues también logré ver unos errores :( jajaja. Gracias y me encanta que resalten cada detalle. ¡Abrazos!

      Eliminar
  4. Apenas lo recuerdo, pero posiblemente la biblioteca también tuvo mucho que ver. Iba y venía como tú con mis libros prestados, y solo los que realmente me maravillaban acababan de forma oficial en mi estantería. Los profesores me ayudaron poco o nada, la mayoría de las lecturas obligatorias que tuve fueron aburridísimas (Salvo un par de clásicos que agradecí leer) .
    La frase de Jorge Luis Borges me ha parecido tan sublime... no la conocía pero me la voy a apuntar, que soy muy de apuntar frases :)

    Aquí tienes una nueva seguidora. Espero que también te pases por mi blog y así podamos leernos a partir de ahora.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Así como te detuviste aquí, yo me detuve en tu comentario. Gracias por leer y todos tenemos un camino que es bueno recordar. Nos estaremos compartiendo frases. Y déjame decirte por adelantado que tendrás un nuevo seguidor.

      Eliminar
  5. hola! hermosa y honesta tu entrada. me encanta conocer historias, te seguimos un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! muy interesante, hay que seguir lo que uno siente y le gusta!

    te sigo

    Me gustaría que te pases por mi blog para ver qué te parece y si te gusta, sígueme :) .

    http://buscandotelibro.blogspot.com.ar/

    Saludos !!

    ResponderEliminar

Agradezco inmensamente su apoyo y sus comentarios. Cabe resaltar que, para no tener inconvenientes, no se permite el spam, para ello hay una entrada especial. ¡Abrazos!