miércoles, 20 de enero de 2016

RECUERDO DE UN GRAN AMOR



Recordar es un proceso maravilloso de la mente, pero también doloroso y fatal. Hoy estoy siendo víctima de ello. Pienso, un recuerdo viene, otro va, el sentimiento aparece y se desvanece a la llegada del dolor.

Muchos dirán que soy demasiado joven para pensar en ello, pero el pasado ha sabido cómo hacer madurar mi pensamiento. Tengo veintitrés años, en los cuales he batallado con el destino y la vida. En donde las caídas y derrotas no han sido más que dolorosas victorias que traen consigo una cicatriz que relata mi historia. 
Fue hace seis años que la conocí a ella, Eva, radiante, una mujer singular cuyos aspectos se deben resaltar, pero yo prefiero callar. Estaba en frente de mí, justo al frente de mi lugar favorito del parque, aquel lugar al que ya no voy por aplicar dosis severas de dolor a la mente, destapando la grieta que hoy se rompe en la memoria, dejando fluir el pasado como si fuera presente. 

Ya llevaba mucho tiempo perdido en su belleza, era contemplar la Luna pero bien cerca. Luego de unos minutos—supongo que eran minutos, pues fue una eternidad temporal aquel momento—, ella dirigió su mirada, directa y penetrante, hacia mí. No supe qué reacción tomar tras aquel despiste que me avergonzaba. Se dio cuenta que la observaba. No quería parecer un acosador más. Tenso por la profundidad de aquella mirada, dejé caer mi mirada al suelo. En ese momento deseaba tener mi libro, pero lo dejé abandonado en algún lugar del mundo. 

Luego empiezo a notar que ella tenía algo oculto dentro de sí misma. Su mirada se empezó a tornar oscura, perdida, vacía y preocupante. Otra chica linda con problemas. Parece que algo malo le sucedía. Después, al cabo de un rato, se pone de pie y dirige su última mirada del momento hacia mí, acompañada de una sonrisa que contenía una pizca de dolor.

Luego de ese mudo encuentro, me volví más fiel a aquel lugar. Fue incesante mi espera por verla de nuevo. Pasaron algunos días, un par supongo, desde aquel encuentro. Al fin, ahí estaba de nuevo. Esta vez parecía que ella esperaba por mi presencia, pero no pude haber sido más iluso en ese momento. En cuestión de segundos, cuando yo pensaba sentarme a su lado y hablarle, no como un cobarde, sino como un caballero, llega otro chico, un poco mayor que yo, que me la arrebata de la vista y de mis ilusiones. Supongo que suena raro reclamar por algo que no había tenido hasta el momento, pero así funciona el corazón… pensándolo bien, parecía más obsesión.

El chico la toma de la mano, dirige su mirada a la de ella y, como efecto en todos, parece que pierde su consciencia por un momento. Estaba hipnotizado ante ella. Parecía vulnerable a su presencia y eso le gustaba, o eso supongo. Yo, al ser testigo de aquel cuadro amoroso, me alejo. Me dirijo a mi casa, a mi cuarto, a mi cueva que, en la profundidad, daba al pensamiento. No recuerdo qué más hice en aquel momento.

Ahora la memoria me traiciona. Quiero recordar más cosas, pero el recuerdo se hace borroso y se torna claro ante los momentos más relevantes de aquella experiencia. Parece que mi memoria sólo quiere dibujar el rostro de ella, por esa razón, recordar cómo la conocí y lo que pasó más adelante con ella, son los recuerdos más vivos en mi historia... (Continuará)



© 2016 Gustavo Malagón 
Todos los derechos reservados.
Esta obra está protegida por las leyes de copyright y tratados internacionales.


2 comentarios:

  1. "destapando la grieta que hoy se rompe en la memoria, dejando fluir el pasado como si fuera presente" eso va pada una frase en goodreads es hermosa, y lo de continuará fue como... "Oh mi cora" ahora entiendo los apegados a sagas (yo no leo sagas, perdón mundo literario).

    Justo cuanto te iba a escribir un "vuelvo pronto" aparece esto, en verdad te quedó muy bello Gustavo, eres un gran escritor, ya quiero ver como continua.
    Feliz noche. ❤
    Y gracias. ❤

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso *-*, se percibe claramente el talento que tienes para escribir, sigue así ^^. Ya quiero leer la continuación.
    Nos leemos :)

    ResponderEliminar

Agradezco inmensamente su apoyo y sus comentarios. Cabe resaltar que, para no tener inconvenientes, no se permite el spam, para ello hay una entrada especial. ¡Abrazos!